Conecta con tu audiencia utilizando símiles y metáforas

Por | 2017-08-23T20:55:24+00:00 enero 14th, 2015|Imagenes, presentaciones, Recursos, Trucos|

El secreto de una buena presentación es cumplir el objetivo y, para ello, es crítico conectar con tu audiencia. Los símiles (“el cierre de una presentación es como una nevera: Si no cierras la nevera…”) y las metáforas (“Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar”) nos permiten acercarnos más a la audiencia, haciendo más entendibles nuestros conceptos e ideas por medio de ejemplos cercanos a su área de conocimiento.

cierre-presentacion-nevera

Ya hemos explicado en otros posts que es necesario analizar a tu audiencia como punto de partida para la preparación de tu presentación. Gracias a este análisis sabremos algo más de nuestra audiencia que nos permitirá adecuar nuestro lenguaje para hacer más fácil entender nuestros conceptos e ideas. Una vez que ya sabemos a quién nos dirigimos y, en consecuencia, el tipo de lenguaje y conceptos que utilizaremos, es hora de explorar en qué consisten los símiles y metáforas:

Símiles

Un símil consiste en explicar un concepto en clave de otro utilizando normalmente la palabra “como” aunque también se utilizan adecuadamente “cual”, “que” o “se asemeja a”. Algunos ejemplos conocidos serían:

“Ligero como una pluma”

“Negro como un zapato”

“Rápido como una liebre”

ak47-peter-norvig-google-powerpoint

Al establecer comparaciones por semejanza, trasladamos las características simbólicas o físicas de uno a otro. De esta manera, evitamos entrar en detalles o largas explicaciones gracias a que el símil actúa a modo de imagen comparativa. Igualmente, otro de los usos que tiene el símil es el de exagerar ciertas observaciones y, en base a eso, permite también agregar toques humorísticos al discurso.

Si bien es un recurso muy utilizado en la lengua española y en muchas otras, su recurrencia varía entre culturas, siendo mucho más frecuente en algunos países de América Latina (Argentina y Uruguay, por ejemplo) que en España.

Metáforas

La metáfora es una forma más directa de comparar dos conceptos a priori inconexos entre sí. Es dar la caracterización de uno al otro para hacerlo más comprensible. Aunque su origen se remonta al Arte Poética de Aristóteles y su uso se asocia más a la literatura, las metáforas impregnan totalmente nuestro lenguaje diario:

Está en la flor de la vida

Es un Fitipaldi

Su respuesta fue un jarro de agua fría.

Si bien su función es muy parecida a la del símil, la utilización de la metáfora suele tener un efecto más estético en textos y presentaciones. Por otro lado, el riesgo de la metáfora es que olvidemos que su función es la clarificar y embellecer y traslademos la totalidad de las características de un concepto al otro. Es decir, la metáfora tiene sus límites y, si bien es de gran utilidad, cuando perdemos esta perspectiva puede llevar a nuestra audiencia a confusión.

Por último, además de poder utilizar estas herramientas de comparación para acercar conceptos complejos a un nivel de entendimiento más cotidiano para tu audiencia, puedes utilizarlos para ilustrar tus slides con imágenes del concepto origen del símil o de la metáfora, ya que potenciará su efecto y acercará aún más el concepto y su entendimiento a la mente de tu audiencia.

Uso de metáforas y símiles para enganchar a tu audiencia

Los publicistas son muy buenos en el arte de la metáfora y una gran fuente de inspiración ¿no te parece?

 

Deje su comentario